Como dijo el famoso físico Albert Einstein: “Todo es energía y eso es todo lo que hay”.

A partir de esta frase del científico responsable de los grandes descubrimientos de la física moderna, es posible tener una noción de cómo todo está interconectado, vivo y pulsante, sucediendo al mismo tiempo en nuestra realidad.

Y no sólo en el sentido material o corpóreo; junto a esta maquinaria está la tarea del espíritu de filtrar energías, no siempre beneficiosas para nuestro organismo.

Descubre nuestro artículo más destacado

Atribuir un significado concreto al espíritu es algo desafiante, pues son muchas las religiones, filosofías, doctrinas y creencias que discurren sobre el tema hasta nuestros días.

Sin embargo, a pesar de los muchos intentos de explicación, la idea de que el espíritu es el que da fuerza y vida al cuerpo físico coincide, proporcionalmente, dentro de varias líneas de pensamiento.

Malas energías espirituales: ¡aprende a neutralizarlas!

La orientación es cuidarla continuamente para evitar el sufrimiento, que, sin embargo, llega a través del cuerpo.

Actuando como canalizador de las malas energías que pasan desapercibidas (en su mayoría) y se impregnan en los espacios, el espíritu es un elemento importantísimo que da impulso a nuestro viaje de descubrimientos, aprendizaje y evolución.

Conjunto cuenco tibetano de 7 metales, de 7 tablillas de meditación Chakra para oración curativa

Sin ella no habría conexión con lo divino y con el sentido de la existencia. Cuidarlo con mimo y atención es parte fundamental de nuestra salud integral, consistiendo este cuidado en un acto de amor propio.

Para eliminar las cargas negativas que nos absorben y afectan, a veces silenciosamente, hemos separado algunas técnicas sencillas con el poder de fortalecer y restaurar tu campo energético, aportando más vitalidad y espíritu a tus días. Compruébelo a continuación.

Energías espirituales

En primer lugar, hay que entender algunos conceptos. El cuerpo espiritual acompaña a nuestro cuerpo físico.

El cuerpo espiritual también se conoce como cuerpo de luz, campo energético, aura, psicosoma o periespíritu.

El cuerpo espiritual es un campo energético de un metro de diámetro que se manifiesta a través de los pensamientos, los sentimientos y las emociones.

Este campo espiritual está constituido por una energía electromagnética vital, que a su vez tiene dos polaridades, una energía espiritual positiva y otra negativa.

Con esto, es más fácil entender lo que ocurre con estos lugares. Estos lugares están ocupados por energías espirituales negativas. Para los que piensan que esto es una tontería, mejor revisen sus conceptos.

El espiritismo dice que la influencia de los espíritus en nuestras vidas es más fuerte de lo que imaginamos. En algunos momentos gobiernan nuestra vida.

Emmanuel, el mentor espiritual de Chico Xavier, enseña que influimos y somos influidos por las vibraciones mentales.

Los pensamientos, emociones y sentimientos negativos representan un desequilibrio. Esta mala energía circula alrededor del individuo.

Quien tiene el mismo desequilibrio y se acerca, sufre dicha influencia. La famosa energía pesada o cargada contamina los ambientes e incluso los objetos.

– Chupadores de energía

Al igual que un coche necesita combustible, nuestro cuerpo necesita energía. Antes de que el coche llegue a la reserva lo llevamos a repostar.

¿Y nuestra energía? ¿Cómo lo sustituimos?

Nuestra energía se obtiene por tres vías: la alimentación (aproximadamente un 10%), la respiración (aproximadamente un 20%) y el fluido cósmico universal (aproximadamente un 70%).

Cuando nuestros pensamientos y sentimientos están en armonía, reponemos la energía sin dificultad. Sin embargo, hay factores que nos roban el combustible.

¿Qué es capaz de tomar nuestra energía?

Los elementos chupadores de energía los llamamos chupadores energéticos. Son fruto de carencias afectivas, sexuales, financieras, intelectuales, entre otras.

Un chupador de energía, un vampiro de energía o un vampiro de energía no puede absorber energía de forma natural.

Al igual que una sanguijuela extrae sangre de otros animales sin causar dolor, un chupador de energía roba energía sin que se note.

Cuando un chupador de energía entra en contacto con un ser energizado, se produce una combinación energética, un campo energético influye en el otro.

Un chupador de energía roba la buena energía del otro. El que es robado se debilita.

– Caras de un chupador de energía

El egocentrismo es la principal característica de un chupador de energía. Quien se centra exclusivamente en sí mismo, no puede estar en contacto con las fuentes naturales de compensación energética.

El egocentrismo comienza en la infancia o en otras vidas, originado por pérdidas y traumas. El entorno en el que vive una persona también puede convertirla en un chupador de energía.

Algunos chupadores de energía tienen vínculos con la víctima. Muchas veces son parte de la familia. Los vínculos afectivos intensifican este robo.

Cuando nos gusta alguien, le donamos energía, especialmente si la persona no está pasando por un buen momento.

Sin embargo, es importante decir que los chupadores de energía existen sólo porque hay quienes no saben cómo protegerse.

Los chupadores de energía se quejan de todo, critican todo y a todos y pueden ser violentos. Vamos a detallar los tres principales tipos de chupópteros, seguro que ya te has encontrado o estás en contacto con alguno de ellos:

Especulador

Quieren saberlo todo sobre la vida de la otra persona. Cuando descubre algo, empieza a criticar con frecuencia.

Si la persona cae en esta trampa, se produce un intercambio energético. El chupador roba la energía y la víctima queda destrozada.

Pobrecito

Nadie está más perjudicado que él o ella. El mundo conspira contra él todo el tiempo.

El objetivo del pobre pringado es hacer a todos responsables de sus dramas. Este chupón hace que el otro se compadezca y se sienta culpable.

Intimidador

Es el más común y peligroso. Se presenta como el “salvador de la patria”. Aparenta ser una persona fuerte conscientemente y utiliza esta supuesta fuerza para manipular.

El matón deja claro que merece ser recompensado por ser tan generoso. Utiliza la agresión para convencer de lo dependiente que es el otro.

Si la persona es frágil, se lo cree y absorbe el dolor, el resentimiento, el odio del acosado.

Los que son absorbidos pueden volverse reclusos, tener depresión, síndrome de pánico y morir energéticamente.

Otras características:

  • Cambios bruscos de humor
  • No querer compartir la atención de la víctima con nadie
  • Buscar ayuda en varias líneas espirituales

¿Cómo escapar de un chupón de energía?

Nadie es un tonto desde la infancia. A lo largo de la vida, las privaciones emocionales, físicas y financieras pueden desestabilizar el campo energético.

El estrés físico y mental, las frustraciones, la tristeza, la depresión y las neurosis son absorbidas por el cuerpo espiritual.

A veces no podemos alejarnos físicamente del chupón, ya que forma parte de la familia, del círculo de amigos, de la relación afectiva y del entorno laboral.

Para romper este patrón destructivo, debemos observar nuestros sentimientos. También tenemos que identificar al bobo. Como todo en la vida, podemos aprender a gestionar nuestra energía.

Para ello, debemos estar en contacto con los benefactores, presentes o no en el plano terrestre. ¿Recuerdas que hablamos de cómo absorbemos las malas energías espirituales?

La comida corresponde al 10%.

El consumo de alimentos ricos en vitaminas y minerales es uno de los elementos que mantienen el equilibrio de nuestro campo energético.

reflexiones biblicas para mujeres, reflexiones juveniles cristianas, reflexiones evangelicas, reflexiones antes de dormirreflexiones para los hijos, reflexiones madre teresa de calcuta

No fumar, no beber, no consumir drogas ilícitas también preserva la salud del cuerpo espiritual. La comunión entre el bienestar físico y el espiritual nos aleja del mal.

¿Cómo neutralizar las malas energías espirituales?

El primer paso es la limpieza física del entorno. Dona lo que esté en buen estado. Tira lo que ya no es útil. Abre las ventanas para ventilar el lugar. La luz del sol y el aire fresco son aliados en esta higiene espiritual.

Esto se aplica a nuestro entorno doméstico y laboral. Separamos algunos rituales para alejar las malas energías espirituales.

Un consejo: apague todos los dispositivos electrónicos para poder concentrarse.

Aprovecha para rezar un Ave María, un Padre Nuestro o los Salmos 54 o 96 mientras haces la limpieza. Puedes hacer las limpiezas diariamente.

Limpia las malas energías con ruda

Pasa una pequeña rama de ruda por tu cuerpo. Realiza movimientos ligeros, imagina que te acarician.

Pasar la planta por la cabeza, la frente, el pecho y la zona del estómago. La limpieza dura 10 minutos. Al final, tira la rama a la basura.

Quita tus malas energías limpiandola con sal gruesa

Se trata de una técnica de inmersión. Disuelve 2 ó 3 cucharadas de sal gruesa en un litro de agua mineral, siéntate en un lugar cómodo y remoja tus pies.

Cierra los ojos, respira profundamente, eleva tus pensamientos y sentimientos. Quédate así durante 15 minutos.

Tira el agua salada por el inodoro. También puedes limpiar el suelo de la casa con esta mezcla. Haga esta limpieza una vez al mes.

Limpieza con índigo

Se puede utilizar índigo en piedra, en polvo o líquido. Poner una cucharada por cada dos litros de agua.

Humedezca un paño con esta mezcla y limpie el suelo, las ventanas, los azulejos, los cajones y las jambas de las puertas. Haz la limpieza con índigo una vez al mes.

Limpieza con respiración

La respiración profunda elimina las malas energías espirituales. Siéntate o túmbate cómodamente, respira tranquila y profundamente durante veinte veces.

La expiración debe ser de la misma duración que la inspiración. Si te sientes mareado, reduce la intensidad de tu respiración.

Pero no hay razón para el pánico. Es la sobreoxigenación de la sangre y el cerebro.

Otros consejos para la limpieza espiritual

Agua bendita o agua fluida de un centro espiritista: Rocíala diariamente en casa o en el trabajo.

Incienso: Ruda, alcanfor, siete hierbas y sal gruesa son los mejores. Pueden utilizarse a diario.

Lavanda: Esencia o perfume. Pon un poco de lavanda y agua bendita o agua fluida de un centro espiritista en un pulverizador. Usar todos los días.

Fumar: una higiene espiritual más poderosa. Se debe fumar una vez a la semana. Utilice ahumadores triangulares, que se encuentran fácilmente en los productos religiosos.

¿Siempre te quedas dormido? ¿El trabajo no da sus frutos? ¿No puede cerrar una venta? ¿Los compañeros de trabajo no se llevan bien?

Te hemos preparado algunos consejos para alejar este mal humor:

  • Deja sobre tu escritorio flores amarillas o rojas para atraer la energía de la riqueza.
  • Coloca una foto tuya y de tu ser querido en la esquina superior derecha de la mesa.
  • Una pareja de ángeles o de gatos también llama a la armonía.
  • Ten un pequeño espejo en tu mesa. Colócalo en la dirección del succionador de energía.
  • Lleva una patuá con un colgante de pimienta, ojo griego, el cristal de tu signo, una turmalina negra y un trébol de cuatro hojas. Ata todo con una cinta amarilla y otra roja.
  • Si es posible, tenga un jarrón de romero, ruda y pimienta en su entorno de trabajo. La espada de San Jorge y el yo-nadie también son buenas plantas para alejar la energía negativa la energía negativa se aleja

Meditación

La meditación es otra forma de alejar las malas energías espirituales. Requiere un nivel de concentración aún mayor.

Te presentamos dos meditaciones que te ayudarán a alejar el mal y a enviar energía positiva a los necesitados.

Purifica los lugares con peleas y protege a los que sufren acoso

Haz esta meditación de pie o sentado. Cierra los ojos y mentaliza el chakra del corazón.

Inspira tranquilamente siete veces. Retenga la respiración en una sola inspiración y exhale lentamente en siete ocasiones. Imagina una lámpara rosa delante de ti.

Mentalízate entrando en esta lámpara e imagina que te envuelve esta luz. Diga mentalmente:

“Estoy escudado y protegido de todos los ataques y de la contaminación psíquica, protegido de todo mal y peligro. Este escudo me acompañará durante 12 horas.

Para devolver la armonía a las relaciones conflictivas

Haz esta meditación de pie. Concéntrese en los chakras del corazón y de la coronilla (en la parte superior de la cabeza) durante la meditación. Imagina que la persona que necesita buenas vibraciones está frente a ti.

Diga el nombre de la persona tres veces con mucha ternura.

Di con amor y amabilidad las siguientes palabras “la paz sea contigo” durante unos 3 minutos.

Repita el procedimiento dos o tres veces a la semana o tantas veces como considere necesario.

Vivir o trabajar en lugares con energía negativa es un retraso en la vida. No podemos hacer nada, una fuerza nos empuja hacia abajo. La vida profesional se estanca. La persona no consigue trabajo o vive una rutina estresante en la empresa.

Por no hablar de las peleas que son constantes. Cuando estamos debilitados, los chupadores de energía encuentran lo que necesitan para alimentarse.

Agua bendita, agua fluida de los centros espiritistas, incienso, sal de roca y plantas. Todos estos son elementos conocidos por los que estudian la influencia de los espíritus malignos.

Sin embargo, todos los consejos que presentamos sólo tienen efecto si estás en comunión con Dios. Reza siempre.

Vigila tus pensamientos, mantén tu casa o tu entorno de trabajo limpio y organizado, haz limpiezas espirituales y reza. De este modo, siempre tendrá una energía espiritual positiva.